El año pasado tuvimos que ingeniárnoslas muy fuerte para sorprender a nuestras madres porque, su día especial del año, nos pilló a todos confinados. Las joyas en aquel momento cobraron una importancia especial. Fueron nuestra forma de decir “te quiero” en la distancia. Fueron la forma de estar sin poder estar. Fueron los abrazos en la distancia. Fueron un “todo va a salir bien”. 
 Este año, hemos querido contar las historias de la gente que formamos el equipo de AGATHA Paris. Historias de madres & hijos, historias de verdad, con nombres y apellidos. 

 Bienvenida a nuestro post más íntimo, humano y verdadero.


Estela (vendedora en Corte Inglés de Goya, Madrid) y su madre Carmen son de Sevilla. Aunque no se ven todo lo que les gustaría, la distancia entre Madrid y Sevilla se hace pequeña cuando descuelgan el teléfono para contarse qué tal les ha ido el día. Cuando se ven, se cogen con más ganas que nunca y disfrutan de cada segundo juntas, conscientes de que deben saborear cada instante.
Marta (responsable de Marketing, Barcelona) cogió su vuelo más importante a Palma de Mallorca cuando tuvo que contarles a su madre – Piona – y a su hermana – María – que se casaba con Enric. Nadie como una madre para compartir uno de los momentos más trascendentales de tu vida, ¿a qué sí? 

Ana (encargada en El Corte Ingles de Sagasta, Zaragoza) no tiene hijos. Por eso, entre ella y su madre Mari Carmen, se comen a besos a su sobrina Laura, la niña de sus ojos.


Silvia (Área Manager, Madrid) luchó, junto a su pareja, lo indecible para poder ser mamá. Ni el miedo, ni la incertidumbre, ni el cansancio, ni los baches en el camino pudieron con ese sueño que ahora es una realidad preciosa, con cara de pillo y que se llama Leo.
Mar (Logística, Barcelona) se marchó de Córdoba, igual que sus hermanos, para perseguir sus sueños. No es fácil coincidir siendo 6 hermanos y viviendo todos en ciudades distintas pero, cuando lo hacen, como aquél día especial de 2018, su madre Antonia es el centro de sus vidas; como siempre, como nunca.