Cuidado de las joyas

CONSEJOS DE MANTENIMIENTO

Con el fin de que tu joya conserve todo su esplendor, te aconsejamos evitar cualquier contacto con el agua, el perfume o cualquier producto cosmético.

Cuando está hecha de metal y piedra dura o cristales, te invitamos a limpiar tu joya con un pañito suave y no abrasivo.

Cuando tu joya está hecha de cuero, textil y material poroso, te aconsejamos evitar cualquier contacto con la humedad y el calor.

Mientras no lleves puesta tu joya AGATHA, es importante que la guardes en su bolsita de seda original.

Agatha no reparará ninguna joya cuyo desperfecto resulte, según Agatha Paris, de un deterioro, modificación, tentativa de reparación, negligencia, mal uso o accidente.

Si llevas tus joyas con regularidad, al estar en contacto con el aire ambiental, éstas se hidratan de forma natural, lo que contribuye a conservar intacto su brillo.

Con el fin de evitar que se rayen, conviene guardar las joyas separadas de otras joyas que podrían alterar su superficie.

Los nácares son especialmente sensibles a todos los productos cosméticos (jabón, laca, perfume...), espera 30 minutos después de haberte aplicado tus productos de belleza para ponerte la joya, así los componentes volátiles se habrán evaporado.