A ti, que vives con tus niños y vas a poder achucharlos durante todo el día. A ti, que ya los tienes mayores y hoy no podrán venir a verte. A ti, que no eres madre pero sí eres hija. A ti, que tienes al niño de tus ojos viviendo en el extranjero y no lo ves tanto como te gustaría. A ti, que estás embarazada y a punto de conocer al gran amor de tu vida. A ti, que tienes hijos adolescentes en casa y, a ratos, les quieres pero, a ratos, te caen bastante mal. A ti, que has perdido a tu madre y te gustaría abrazarla hoy más que nunca. A ti, cuidadora incansable. Volveremos a vernos, volveremos a abrazarnos, volveremos a reírnos y dejaremos todo esto atrás. Seremos invencibles, como ya lo éramos, sólo que esta vez seremos más conscientes que nunca. Va a ser un día de la madre atípico en la mayoría de casas pero no quiere decir que no pueda ser un día feliz ¿Cómo vas a celebrar tú el día de la madre?