Si eres de las que no soporta el momento maletas, aquí tienes unos tips que te facilitarán la vida:

Elige tu formato de equipaje ideal: merece la pena pararse a pensar qué tipo de equipaje te conviene para el viaje que vas a realizar.

Prepara una buena lista: siéntate y piensa en todo lo que necesitas llevarte para ese viaje. Aquí la organización es la mejor aliada; haz esa lista y déjala madurar, seguro que, conforme van pasando los días, se te ocurren cosas.

Llévate prendas versátiles y en tonos neutros para que puedas hacer múltiples combinaciones entre sí. Piensa qué conjuntos podrías sacar de ahí. Encuentra el equilibrio entre comodidad y tendencia pero intenta no llevarte todo el armario a cuestas.


Bucea en tu joyero y prepara tus joyas favoritas. Son el complemento ideal para realzar cualquier look y darle personalidad. Es la pieza clave que dará el toque a tus outfits de prendas neutras, el accesorio marcará la diferencia en todos.

Llévate joyas de color para realzar tus conjuntos más claritos y lisos. Apuesta por la plata y el oro para combinar con azul marino y negro.

Llévate collares de diferentes largos para jugar a combinar a diferentes alturas. Prueba a ponerte anillos en casi todos los dedos y saca tu lado más gipsy. Apuesta por combinar todas las pulseras que puedas, es el momento de lucir todas tus favoritas. ¿Y pendientes? No pueden faltar unos todo terreno que te vayan bien con todo, unas criollas para un toque chic incuestionable y unos pendientes largos que, combinados con un tacón, arreglen cualquier look.

Recuerda protegerlas bien, en sus bolsitas de seda respectivas, para que no se rayen ni enreden entre sí. Así las protegerás también del calor o la humedad.

¿Preparada para un verano inolvidable?